6

¡Qué dolor de barriga!

Utilizando las reacciones ácido-base para nuestra salud

En mayor o menor medida, todas las actividades que realizamos de forma cotidiana requieren de un gasto de energía. Esta pérdida energética la debemos recuperar periódicamente con las comidas que realizamos a lo largo del día. Así, siguiendo estrictamente la primera ley de la termodinámica, transformamos la energía contenida en los nutrientes que ingerimos en energía útil para nuestro organismo, mediante la digestión.

Los jugos gástricos del estómago –que contienen ácido clorhídrico–, juegan un papel central en este proceso, ya que son los responsables de producir un medio de pH cercano a 1, necesario para romper las moléculas de los alimentos en unas más pequeñas y más fácilmente absorbibles. Pero a veces, este proceso de digerir los alimentos en un medio ácido causa malestares, o incluso problemas de salud. En estos casos, hay que neutralizar el ácido con una base como las sales de frutas. O bien reducir la concentración de ácido con una sustancia como el omeprazol.

Actualmente hay disponible un gran abanico de sustancias químicas útiles para contrarrestar la acidez gastrointestinal, mediante diferentes estrategias, y ayudarnos a poder disfrutar de una cena sin ardor de estómago. Por ejemplo, las sales de frutas contrarrestan la bajada repentina de pH por medio de su reacción química con los jugos gástricos. De esta manera, se palían de forma inmediata los efectos de un mal funcionamiento biológico. Por otra parte, el omeprazol es un compuesto químico que inhibe una proteína específica de las células epiteliales de las glándulas de la mucosa del estómago, reduciendo así la producción de los jugos gástricos.

EL POSIBLE MALESTAR CAUSADO EN LA DIGESTIÓN SE PUEDE PALIAR CON UNA BASE COMO LAS SALES DE FRUTAS
¿Dónde está la química?

Las sales de frutas son formulaciones químicas compuestas principalmente por carbonatos e hidrogenocarbonatos (comúnmente llamados bicarbonatos) de sodio o de calcio, que actúan directamente aumentando el pH del medio a través de una reacción ácido-base de neutralización. Por ejemplo, la sal más utilizada, el hidrogenocarbonato (o bicarbonato) de sodio, se combina con el ácido clorhídrico (ácido fuerte) presente en el estómago, según la reacción:

¿Qué conceptos lo explican?

La manera en que podemos definir los conceptos de ácido y base ha sido ampliamente debatida a lo largo del tiempo y aún hoy existen múltiples definiciones que permiten describir las propiedades de estas sustancias. Se puede considerar la capacidad que tiene una especie química de disociarse para dar hidrones o iones hidróxido en disolución acuosa (teoría de Arrhenius). O, atendiendo a las reacciones de neutralización, se podría considerar la tendencia de dar o aceptar hidrones como criterio para identificar los ácidos y las bases (teoría de Brønsted y Lowry o teoría del ácido-base conjugados). En cualquier caso, un ácido incrementa la concentración de hidrones en el medio de reacción y una base la reduce.